Diferencias entre una ecografía 3D, 4D y 5D

Diferencias entre una ecografía 3D, 4D y 5D

Antes de saber que íbamos a ser padres de mellizos, ya habíamos escuchado la cantidad de opciones y avances existentes al respecto de las ecografías durante el embarazo. Y es que, los avances tecnológicos aplicados al embarazo son imparables, y a día de hoy ya es posible ver a nuestros bebés antes de dar a luz con una claridad de imagen casi real gracias a las ecografías 5D. Pero, ¿en qué se diferencian de las ecografías 4D y 3D?.

Por todos es sabido que un objeto tiene un máximo de 3 dimensiones: la anchura, la longitud y la profundidad. Es decir, con una ecografía 3D, ya es posible ver a nuestros mellizos o gemelos con sus ‘formas’ naturales. Pero, tal y como os indicábamos, existen en el mercado las ecografías 4D y las ecografías 5D, que de primeras hacen preguntarse: si solo existen 3 dimensiones, ¿cómo es posible que ofrezcan ecografías en 4 y 5 dimensiones?.

Diferencias entre ecografía 3D y 4D

Evidentemente, no se han inventado nuevas dimensiones, por lo que una ecografía 4D simplemente (aunque es un avance alucinante) añade ‘tiempo’ a las dimensiones; es decir, que es posible ver a nuestros bebés en movimiento en 3 dimensiones (video). Por ello, las ecografías 3D se limitan exclusivamente a imágenes (fotos) de los bebés en 3 dimensiones, mientras que las 4D permiten verlo en movimiento.

Ejemplo de una ecografía 3D/4D
Ejemplo de una ecografía 3D/4D

Diferencias entre ecografía 4D y 5D

Y llegamos al ‘no va más’ en el mundo de las ecografías, las denominadas como 5D (5 dimensiones), aunque, evidentemente, se limita exclusivamente a un nombre comercial ya que no existen estas dimensiones como tal.

La diferencia entre ambas radica en la calidad de la imagen con la que vemos a nuestros bebés, ya que la ecografía 5D se trata de un video 3D de los bebés pero en alta resolución (HD), lo que permite verlos con una nitidez y claridad que deja al descubierto todos sus rasgos gracias al juego de sombras que esta ecografía genera.

¿Cuándo hacerse ecografías 4D o 5D?

Si bien a partir de la semana 10 del embarazo ya es viable llevarlas a cabo (permitirá ver a los bebés de a penas 4-5 cm con una alta claridad), lo ideal es llevarlas a cabo entre las semanas 24 y 30 del embarazo, ya que los embriones ya tendrán rasgos marcados y fácilmente identificables respecto a los padres, pero si las ganas de verlos os impide esperar ‘tanto’, ¡hacerlas cuando queráis! 🙂

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

¡Participa con tus comentarios!

Menú de cierre
0

Tu carrito